Primeras impresiones y minireseña de accesibilidad del Icom IC7400

Cuando me enfrento y toco por primera vez un nuevo equipo que no he visto antes, siempre pienso si encontraré una radio que pueda usar con normalidad, teniendo en cuenta que soy ciego y no veo la pantalla.
Lo ideal es que se puedan ejecutar comandos de uso común sin necesidad de tener que pasar por un menú y que dichas funciones tengan botones dedicados.
Esto es esencial para un usuario ciego: suele ser fácil ajustar el volumen, la frecuencia y el modo y, en algunos equipos, estos ajustes son leídos por el chip de voz. Lo siguiente sería poder ajustar opciones frecuentes como el filtrado de paso de banda, la reducción de ruido, el ajuste de ATU, la operación en split o la potencia de salida. Vamos, el tipo de cosas que ajustamos constantemente para obtener las mejores condiciones de operación posibles para cada QSO. Luego vendrían ajustes como la ganancia del micrófono, el Vox Gain, el VOX Delay o la velocidad o el tono de CW, Pero volvamos a la pregunta. Cuando me enfrento a una nueva radio: ¿estos comandos esenciales tienen un control dedicado o tendré que ingresar constantemente en un tedioso sistemas de menús?
La accesibilidad para un usuario ciego no se define solo a partir de lo que el chip de síntesis de voz del equipo es capaz -o no- de verbalizar. También debemos tener en cuenta si el diseño es intuitivo. Después de todo, un operador ciego no tiene el lujo de poder leer las descripciones de los botones. Debe recordar la posición y función de cada botón, cada mando y, en algunos casos, los ítems del menú y las secuencias de los botones que no producen respuesta de voz.
Todo esto significa que una radio con incluso un vocabulario hablado limitado, en realidad puede ser muy accesible si está bien diseñada.
Hace pocos días que me han prestado un IC-7400 (Gracias EA3NN).

ICOM IC-7400Mis impresiones iniciales son, de momento, favorables. La radio es un equipo de estación base tradicional, se nota solo con ponerle las manos encima, se siente gruesa y sólida y da la impresión de no estar sobrecargada con botones y perillas. La unidad cubre HF, 6M y 2M, con tres tomas de antena en la parte posterior. La potencia de salida es de 100 vatios en todas las bandas y modos.
El IC-7400 permite instalarle el sintetizador de voz UT-102 opcional, pero de momento no he podido ponerlo pues no encuentro ninguno de segunda mano y el producto ya se ha descatalogado.
Es decir, que ni tan siquiera puedo saber en qué frecuencia me encuentro porque no tengo el apoyo del chip de síntesis de voz que sí incorporan de serie equipos ICOM más nuevos.
Volvamos a la radio. Viene con una ATU automática interna que, sin ver la pantalla, podemos llegar a adivinar si está encendida o apagada fijándonos en los clicks que produce.
En los pocos días de uso, me parece un equipo fácil de usar en las bandas de HF y me sirvo de la función CAT conectada al ordenador para saber qué frecuencia aparece en pantalla.
Los controles me parecen muy táctiles y bien distribuidos en el panel frontal. Puedo ajustar fácilmente la reducción de ruido, el filtro de muesca y los diversos filtros de paso de banda para reducir el splatter.
La frecuencia también se puede introducir usando un teclado numérico con botones de plástico duros y suaves, y aunque no han pensado en poner el puntito que tanto ayuda en el número 5, los números están bien espaciados y se perciben con facilidad.
El funcionamiento en Split es intuitivo, pero no se proporciona ninguna indicación verbal y a veces no sabes si estás transmitiendo en la frecuencia de llamada o en la del Split.
Inevitablemente en un transceptor moderno, hay un sistema de menú. Lamentablemente, el IC-7400 no lee ninguno de los menús, tenga o no tenga instalado el chip de voz.
Hay algunos comandos importantes que requieren acceso al menú, pero no serían de los que usamos a diario. Bueno, sí que hay dos funciones notables que requieren un ajuste de menú: para activar el compresor de voz y para controlar el AGC. Con un poco de práctica, creo que un operador ciego puede activar y desactivar el compresor, memorizando pulsaciones de teclas, pero, por supuesto, un botón dedicado haría el proceso mucho más fácil.
Hay un botón de monitor, por lo que si lo usamos junto con la combinación de teclas que nos lleva -supuestamente- al compresor, permite a un operador escuchar cualquier cambio a través del monitor del equipo y cerciorarnos de si el compresor está realmente activado o no. En caso que nos hayamos equivocado, tal vez habremos tocado algún otro parámetro del menú y ya la habremos liado un poquito.
Me gustó descubrir que hay un botón Tuning Step, que permite que los botones del micrófono cambien la frecuencia en pasos de 1 KHz o 50 Hz.  La función Memo Pad o Quick Memory es fácil de usar. La memoria principal vuelve a ser relativamente sencilla, pero el equipo no lee ninguno de los números de los canales y solo se puede hacer que lea la frecuencia de cada canal si se tiene el UT-102.
No he probado de momento la radio en VHF, pero el hecho de que activar el +-600, los CTCSS y otras configuraciones útiles requieran tener que acceder a un menú que no es leído, me hacen temer que no será muy usable en dichas bandas, por no hablar de la configuración para entrar en repetidores, cosa que me parece que va a ser difícil, si no imposible.

En definitiva: el IC-7400 tiene mucho que ofrecer como transceptor multimodo y multibanda.  Debido a que muchas funciones necesarias tienen botones o perillas dedicadas, esta radio puede ser usada de manera muy efectiva por un operador ciego. Más botones dedicados, un chip que leyera más cosas o un programa de ordenador que nos permitiera acceder al menú (volvemos entonces a tener que depender de un PC para usar la radio), nos facilitaría la vida, pero…

Seguiré cacharreando.

Primeras impresiones en accesibilidad del TS480SAT con VGS-1

Hace algunos días ha llegado a mi cuarto de radio un TS480SAT prácticamente nuevo y con el chip VGS-1 instalado, que, recordemos, proporciona una síntesis de voz muy útil para las personas ciegas.
Por cierto, que el VGS-1 también permite grabar 3 mensajes de voz y CW junto con la capacidad de almacenar continuamente los últimos 30 segundos de audio RX.
Mis primeras impresiones fueron las de encontrarme ante una radio muy táctil, con controles diferenciados y muy diferentes a las de mi IC7000.
Para empezar, el panel frontal está separado del cuerpo del transmisor y se monta sobre un pequeño soporte de metal que le da un ángulo cómodo para trabajar, conectándose este a la parte frontal del equipo mediante un cable.
Como decía, el panel frontal es muy táctil, y el diseño me recordó en algunos aspectos al del gran (por su tamaño, solamente) TS2000.
El TS480SAT, lleva un acoplador interno que sintoniza sin problemas mis dipolos, reproduciendo en CW el mensaje «SWR» cuando no es capaz de hacerlo (en las bandas WARC, por ejemplo) debido a mi sistema de antenas.
El chip de voz VGS-1 está literalmente por encima de cualquier otro chip de voz que he usado, como puedan ser el VS-3 o el incorporado en modelos de Icom.
Lo mejor, creo yo, es configurar el botón de función programable para que el chip lea la intensidad de la señal (S9 por ejemplo) y presionar Enter dos veces para que nos lea la frecuencia actual en uso.
El modo lo indicará con mensajes en CW (LSB, USB, CW, FM, etc.)

La frecuencia se puede introducir directamente con el teclado, y cada número se pronuncia a medida que se pulsa.

Las funciones comunes, como el ajuste de potencia, son totalmente accesibles y leídas. Por ejemplo, presionando el número 4, el equipo nos dirá «tx power» y el valor de la potencia en vátios.

Esto es aplicable a la ganancia del micrófono (con la tecla 5), la velocidad del manipulador interno incorporado (con la tecla 6), u otros parámetros como el nivel del compresor, el retardo, la ganancia del VOX y mucho más. Absolutamente genial.
Para saber si las opciones están activadas o no, el equipo lo indica con diferentes sonidos, normalmente dos tonos diferentes de beep, como ya comenté en un artículo a parte.

Sin embargo, no hay mandos dedicados para ajustar la ganancia de RF o los filtros de paso de banda, que  no tienen botones específicos. En cambio, se debe presionar un botón para activar la función y girar el mando de sintonía o el control multi para ajustar el nivel.
En el caso de los filtros de paso de banda, el VGS-1 nos pronunciará incluso las frecuencias de corte alto y bajo si pulsamos el botón correspondiente. La agrupación de los botones me gusta también, más o menos organizado según los parámetros a los que deseémos acceder.

El sistema de menú, donde en otros equipos tenía problemas, es accesible aquí y gracias al chip conoceremos el número del ítem y el parámetro asociado.
Hasta que no nos conozcamos de memoria los menús, he necesitado ir tirando de manual para saber a qué menú corresponde cada número, cuál es el menú 40 o qué modifico si toco el menú 61. De la accesibilidad de los manuales hablaremos en artículos aparte, porque a veces tienes que echarle mucha imaginación para saber a qué o a cuál tecla se refieren. Pongo un ejemplo del tema de los menús: la función de ecualizador de TX predeterminada se expresa como 19, OFF. Por lo tanto, deberemos saber que el menú 19 es el que se refiere al ecualizador TX. El equipo nos hablará cuando cambiemos los parámetros dentro de la opción de menú. Por lo tanto, al usar los botones para cambiar de banda hacia arriba y hacia abajo, seleccionaremos ‘Desactivado’, ‘HB1’, ‘HB2’, etc., u otras opciones dependiendo de las disponibles en cada ítem del menú.

El chip también lee los canales de memoria, tanto el número de canal como la frecuencia almacenada. Lo mismo ocurre con las memorias rápidas.

Si queremos operar en Split (una faena con otros equipos), el TS480SAT nos dirá  si está activada y si el equipo se encuentra en el VFO A o en el B.

Manías que tiene uno, siempre suelo configurar el control multicanal para que se mueva en pasos de 1kh cuando haga un click, dejando el mando central para una sintonía más fina. Incluso al ajustar el paso, el equipo me leía los incrementos.

En términos de accesibilidad y usabilidad, el TS480 es extraordinario, comparándolo con otros equipos que he tenido o he probado. No voy a analizar criterios de recepción, sonido, etc, porque aún me estoy haciendo a ellos y no puedo juzgar, pero en cuestiones de accesibilidad y usabilidad, repito, es un buen aliado. Ya lo he conectado también al PC y sin problemas uso las funciones de CAT para terminar de controlar el equipo, e incluso el programa arcp480 es super accesible para configurar y toquetear las opciones del equipo desde el ordenador, hacer copias de seguridad, etc. El uso en remoto desde otro ordenador también es accesible usando los softwares de Kenwood, aunque no me gusta hacer remotos así. Mi intención es adquirir un Remoterig y llevarme conmigo el cabezal para hacer remotos como si tuviera delante el equipo. ¡Espero que Remoterig sea capaz de transmitir también los mensajes hablados del VGS-1!
Me queda pendiente hacer un vídeo para que veáis su uso y actualizarle el firmware, para lo cuál es necesario abrirle la tapa superior y mover un switch, a ver si lo localizo o necesito unos ojillos para apañarme.
Seguiremos cacharreando…

 

(Gracias a Kelvin Mars, M0AID, de Active-Elements, por la información y el artículo que inspira este)

Captura de pantalla de DigiPan.

Accessible Digipan: una forma de hacer PSK-31 para los operadores ciegos

 

Vaya por delante que nunca me han llamado los modos digitales. Conozco de oídas que algunos colegas ciegos practican sin problemas el RTTY. Hoy me he topado por casualidad con este proyecto que paso a detallaros, a falta de haberlo probado todavía.

Parece que DigiPan es la primera aplicación de radio amateur con un waterfall en pantalla panorámica para modos digitales. Desarrollado por Skip Teller, KH6TY. Recientemente, Jim Snowbarger, WA0PSS, y Richard B. McDonald, KK6MRH, han desarrollado unos scripts para el lector de pantallas JAWS a fin y efecto de hacer que DigiPan sea accesible para los operadores con problemas de visión. Los scripts proporcionan salida hablada del texto recibido en PSK-31 que se muestra en el programa recibido por el módem de DigiPan.
Accessible DigiPan es gratuito, pero aceptan donaciones vía GoFundMe para seguir desarrollando este tipo de tecnologías.
El material descargable incluye un instalador para Windows (.exe), los scripts de JAWS, guías escritas (en inglés) y tutoriales de audio.
La aplicación requiere que tengamos instalada una versión del programa lector de pantallas JAWS.
Con Digipan accesible podemos leer el texto también en Braille, mediante una línea Braille conectada a nuestro PC.
Prometo probarlo y actualizar el artículo con información práctica, a ver si consigo hacer algún contacto en PSK31, ni que sea por curiosidad y por saber que se puede.

Toda la información, incluidas las instrucciones de descarga, las podréis encontrar en el sitio de DigiPan Accesible:
http://accessibledigipan.org/

(Info via HamRadioAndVision y Peter DeNeef, AE7PD)

¿Cómo hace Kenwood que hablen sus equipos? VS-3 y VGS-1

En artículos anteriores os hablé de los chips VS-3 y VGS-1, dos sintetizadores de Voz usados por Kenwood para dotar de accesibilidad a sus equipos. junto a los botones dedicados y otros truquitos, son la puerta de acceso a los equipos por parte de los operadores ciegos.

Kenwood fabrica dos unidades de sintetizadores de voz, el VS-3 y el VGS-1.
El manual del usuario de cada radio indica qué unidad utilizar.
Así, por ejemplo, mientras los TS-2000 o TM-V7e usan el VS-3 (más antiguo), modelos como
el TM-V71A, el TS-480 o el TS-590 o TS-590SG son compatibles con el VGS-1 que ofrece más posibilidades.

*El TS-990S de Kenwood dispone de una guía de voz propia como característica estándar del equipo, es decir, que no requiere de un sintetizador adicional. No he podido probar el equipo debido a su alto coste económico.
**El transceptor portátil TH-D74A de Kenwood también dispone de sintetizador propio y da un salto brutal en lo que se refiere a la guía de voz que incorpora. Algún día caerá en mis manos y podré escribir una reseña.

EL VS-3: mi voz de Kenwood.

Las funciones de una unidad VS-3 dependen de la radio que se esté utilizando.
Deberemos instalar la tarjeta con el chip (haré un artículo separado para comentar esto) en cada radio.
El VS-3 Suele anunciar las frecuencias mediante una voz (inglés y japonés), el canal de memoria en uso y alguna pulsación más del equipo.
El nivel de audio de los avisos de voz suele ser ajustable a través de un menú, aunque algunos modelos antiguos tienen un pequeño potenciómetro para llevar a cabo dicho cometido.
Algunas radios, como la TS-2000, tienen una sola tecla de función programable [PF] en la esquina superior izquierda del panel frontal. Usando una lista de opciones en el menú, se puede designar que esta tecla llame al sintetizador VS-3. Es el valor pretederminado de fábrica para esa tecla.
Además de la función «frecuencia a petición», el VS-3 anuncia en algunas radio de manera automática la frecuencia cuando se cambia de banda, cuando cambiamos de VFO o cuando entramos o salimos de las memorias (dependiendo de la radio).
En algunos modelos, cuando se introduce una frecuencia digitalmente con el teclado, se escucha cada pulsación de tecla y luego se anuncia la frecuencia para confirmarla.
El VS-3 también puede ayudar a configurar la radio en el modo Menú. En algunos modelos (ojo, no en todos),
cuando accedemos a un menú diferente (usando el mando Multi / Ch), el VS-3 anuncia»Menú» seguido del Número de Menú y la selección actual.
La voz del VS-3 es una síntesis femenina fácil de entender y pregrabada.

Vamos avanzando: el VG-s1

La unidad VGS-1 es un sintetizador de voz combinado con  unidad de grabación digital. Tiene todas las características del VS-3, pero además:
• posee cinco velocidades de voz seleccionables por menú
• Para agilizar el funcionamiento automático sólo anuncia qué
Ha cambiado en cada modo de configuración y en las entradas de menú
• Si pulsamos una tecla que selecciona una función, como
la potencia Del transmisor con la tecla [PWR], la guía anunciará el
Nombre de la función y la opción.
• Permite la grabación y la reproducción digital.

Las funciones de una unidad VGS-1 también dependen de la radio que estemos utilizando.

Por ejemplo, el transceptor Kenwood TS590S HF añade dos funciones a la guía de voz VGS-1:
la lectura de varios medidores como RF, SWR, ALC y una nueva opción de menú para deshabilitar anuncios automáticos sin que eso afecte el uso de las teclas [VOICE].

En conclusión, los sintetizadores de voz Kenwood están bien diseñados y son fáciles de usar.
Anuncian la frecuencia si así se lo pedimos, informan de la frecuencia de manera automática después de pulsar la tecla de VFO, cambiar de banda o acceso a las memorias y ofrecen asistencia audible para navegar por los menús así como anuncios de medición o pulsaciones de teclas (solo VGS-1 y en algunos modelos).
Como ejemplo, los transceptores TS-2000, TS-480 y TS-590 son usados por muchos radioaficionados ciegos sin problemas a lo largo y ancho de todo el mundo.

 

En el vídeo que acompaña este artículo, se muestra la instalación de una placa VS-3 en un Kenwood TM-V7E y las mejoras de accesibilidad que proporciona.

 

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=Px_S7m7Kg6Y[/embedyt]

Imagen de catálogo del ICom IC-7000

El pequeño (pero matón) Icom IC-7000. Revisión de Accesibilidad

(Nota: partes de este artículo se basan en el texto de la review de accesibilidad del transceptor IC-7000 de Kelvin
Mars M0AID publicada en Active-Elements. Se han usado con el PERMISO EXPRESO CONCEDIDO por su autor original).

Había llegado la hora de dar el salto. Y vaya si fue un salto. Un salto mortal con pirueta y todo. ¡Quería la HF!
A la hora de escribir este artículo estoy (estamos) en proceso de mejorar las instalaciones, que ahora son  modestas, o básicas, como se quiera decir. Ya hablaré de mi cuarto de radio y como ha llegado a ser lo que es, y lo  que espero que sea en un futuro.
Resumiendo, hace 3 años, mi padre (EB3TA) y el amigo EA3EVR se pusieron manos a la obra para instalar un dipolo multibanda Diamond WL-8010, una antena bibanda para V y U Diamond X-50 y un equipo Icom IC-7000 (con el acoplador LDG-IT100). ¿Bien para un principiante, no? Pero bueno, que yo no he venido a hablar de mí, sino de mis experiencias con este pequeño amiguito que, aunque al principio nos dio algunos quebraderos de cabeza (problemas con la potencia de emisión que se arreglaron mandándolo al SAT) y aún me los sigue dando con su fantástico sistema de menús, digamos que he aprendido a quererlo como mi primer todo modo, que mis satisfacciones me ha dado.
Lo primero que me llamó la atención es el reducido tamaño de la radio. Este pequeño ofrece una cobertura TX de 160  a 70 cm en las bandas autorizadas, capacidad multimodo en todas las bandas y 100 vatios de potencia de salida.
Imagen de catálogo del micrófonoAunque a continuación describiré algunos botones de la radio, fijémonos antes en el micrófono: y es que el teclado  incorporado será uno de nuestros mejores aliados si somos operadores ciegos. Esto nos permite acceder a algunas  funciones interesantes y, sobretodo, nos facilita la vida al poder ingresar una frecuencia concreta.
El IC-7000 viene con un panel frontal desmontable donde se conectan el micrófono (con una clavija rj45) y los  auriculares (mini-jack de 3,5mm).
La radio no tiene acoplador interno y los diversos botones de sintonización en el panel frontal y el micrófono requieren una unidad de sintonización externa adecuada. En mi caso lo acompaño del acoplador LDG-IT100, muy  sencillo de usar pues solo posee un único botón. Acoplar en una frecuencia es tan sencillo como pulsar el botón  correspondiente en el equipo (el tercero de la primera fila de botones después de los controles de volumen y paso  de banda) o el botón central (y único) de la cajita del acoplador. El LDG lleva un sistema de luces que indica si  está acoplado, si está desactivado o si no puede acoplar por alguna razón. Para mi es sencillo saber si está  acoplado o no siguiendo el sonido, pero de esto ya hablaremos en otra entrada dedicada a la pequeña cajita  cuadrada.
Volvamos al IC-7000:
Tiene dos zócalos de antena SO239 (vamos, PL de toda la vida) en la parte trasera de la radio, uno para HF (el de la izquierda) y otro para VHF / UHF. Detrás también existen entradas para el cable que va a la fuente (recuerdo el truco de marcar los terminales positivo y negativo para no confundirnos), otra entrada RJ45 para un micrófono externo, el conector para el acoplador (es fácil de identificar porque sobresale en horizontal y tiene varios pines positivos), tres mini-jacks para altavoces e interface CAT y un jack de 6,3MM a la derecha para el manipulador de CW.

Trasera IC-7000
Observando el equipo (con las manos, claro), notamos que los botones en el panel frontal del IC-7000 son muy lisos y se encuentran casi a ras de la superficie del display. Algunos (los de la parte superior) refieren un tacto algo distinto en su parte superior.
Es cierto que cuando llevas varios días usando el equipo te acostumbras, pero es fácil presionar involuntariamente el botón equivocado en primeras instancias.
En la parte baja del display se encuentran los botones f1 a f4. De poco nos servirá usarlos, puesto que el sistema  de beeps o pitidos de Icom no nos proporciona información acerca de si el control está activado o desactivado (el  pitido es igual para ambas opciones) y no sabemos en ningún momento en qué menú o pantalla nos encontramos y, por lo  tanto, cuál o qué función desempeñará la pulsación de uno de esos botones.
En contrapartida, Icom ha equipado el IC-7000 con un sintetizador de voz de serie.
Al presionar el botón de lectura (es fácil de localizar arriba y a la izquierda del gran dial de sintonización), el  equipo nos dirá en voz alta la intensidad, frecuencia y modo de la señal recibida. (Por ejemplo: S9+20 7. 0 9 0  MHZ, LSB)
El botón de modo (primera tecla arriba de la parte derecha de la pantalla) también se puede configurar para que el  equipo anuncie automáticamente el modo seleccionado, aunque normalmente se puede deducir por el sonido blanco. La activación de esta opción no es accesible y debe hacerse mediante un sistema de menú.
Con esta síntesis  de voz limitada, la verdad, el operador ciego depende de otras señales de audio de las que el IC-7000 carece casi en su totalidad, y necesitaríamos controles dedicados para las funciones de uso frecuente. Apunto aquí que el equipo sí que emite un beep grave cuando nos salimos de las frecuencias autorizadas para transmitir en cada banda, por arriba o por abajo. Sabremos que estamos fuera de la banda, bien porque nos sabemos de memoria los rangos o bien porque el equipo no emitirá ningún clic al transmitir.
Con una radio de este tamaño, la adición de un teclado en el micrófono, incorporado en el que trae de fábrica, el HM-151, se vuelve, como decíamos, esencial.
Utilizando sólo el panel frontal, puedo controlar sin problemas el volumen de audio, y el Squelch y la ganancia de RF. Ambos están en un dial compartido, arriba a la izquierda de la parte frontal del equipo.
Puedo también cambiar el filtro de paso de banda de recepción con dos diales superpuestos (parte baja e izquierda de la pantalla, debajo del volumen y RF), pero los mismos controles también se usan en algunas instancias para ajustar el RIT o la selección de los canales de memoria. Una tecla más pequeña y diferenciable, situada en medio de estos botones, nos permitirá encender y apagar la radio si la presionamos un segundo. Oiremos un clic seguido de un pitido corto para saber que la radio está encendida. Otros botones dedicados del panel frontal me permiten seleccionar el modo y utilizar el pre-amplificador, atenuador, el noise Blanker, la reducción de ruido y el filtro DSP. Si sostenemos pulsados estos botones, podemos ajustar algunos parámetros con la perilla de sintonización (un gran mando a la derecha de la pantalla) pero tenemos que hacerlo de oído, pues el equipo no nos indica en voz alta el estado de cada opción.
Los controles del panel frontal también permiten activar el chip de voz y el bloqueo de frecuencia, así como  cambiar entre las distintas bandas. Para esto último usaremos dos botones dedicados, ubicados en la parte derecha superior y derecha inferior del panel frontal.
Como dije anteriormente, el IC-7000 viene equipado con un teclado en el micrófono.
Esto duplica de manera útil algunos de los controles del panel frontal, como la salida de voz y el modo, pero principalmente nos sirve para tener en la mano controles adicionales. De gran importancia es la inclusión de un teclado numérico, ya que podremos marcar una frecuencia directamente para ubicar el equipo en ella.
Por ejemplo, pulsaremos la tecla ENTER que hay más a la derecha del micrófono, marcaremos 0 7. 0 9 0 y enter, para que la emisora se sitúe en 7.090MHZ.
En el micro, además de para llamar a la síntesis de voz, el modo y el teclado numérico, hay botones para alternar  los filtros IF, sintonizar el acoplador externo y operar los canales de memoria.
Dos botones, fáciles de localizar puesto que son diferentes y su forma recuerda a las típicas flechas arriba y  abajo además de estar un poco sobresalidos, sirven para subir y bajar las frecuencias en pasos de 50hz, o en pasos  de 1 KHz si la sintonización rápida está activada.
El micrófono también cuenta con dos botones programables. En su estado predeterminado, son Quick Memory Write y Quick Memory Recall. Estas funciones sencillas son los únicos parámetros de memoria que nos serán de utilidad, más o menos, para un operador ciego.
Los canales de memoria estándar no son accesibles puesto que no podemos saber en qué canal nos encontramos ni si realmente estamos o no navegando por ellos.
Con una radio moderna de este tamaño y complejidad, es inevitable que muchas de las características más avanzadas tengan que ser configuradas mediante un sistema de menús. Lamentablemente, Icom no ha pensado en incorporar accesibilidad para este cometido.
En el caso del IC-7000, las limitaciones del chip de voz hacen imprescindible la ayuda de unos ojitos funcionales,  sobre todo las primeras veces que configuramos el equipo a nuestro gusto.
Decíamos que el menú no es nada accesible puesto que no ofrece ninguna respuesta de audio de ningún tipo. Llegados a este punto, tenemos problemas serios y preocupantes. Por ejemplo: para ajustar la potencia de salida del equipo es necesario el uso de un menú al que no podemos acceder. He intentado memorizar pasos y combinaciones de teclas para llegar a dicho menú, pero depende de la posición en la que esté el equipo cuando empecemos con la combinación, que no siempre nos llevará al lugar deseado, he llegado, a veces, a cambiar otros parámetros importantes del equipo de forma accidental.
Para cambiar la potencia de salida, pulsaríamos momentáneamente el control de volumen (si, los controles además son ‘pulsables’) hasta escuchar un breve pitido. Pulsamos ahora la tecla de función 1. Esto resalta en la pantalla la última opción de la lista de menús, por lo que si mantenemos presionado F1 durante un rato, el cursor debería volver al primer ítem del menú. ¿Pero cómo sabemos que realmente hemos accedido al menú si el equipo no nos lo indica?
Bueno, fiémonos de que la opción Power esté seleccionada.
En este punto, no hay ninguna señal de audio que nos indique el nivel de potencia actual.
Giraríamos ahora el dial del VFO, cosa que hará aumentar la potencia en aproximadamente un 25%. Dos vueltas en sentido horario darán plena potencia al equipo, unos 100 vatios. Para finalizar y volver a la operación normal,  pulsaríamos momentáneamente el control AF dos veces, emitiendo un breve pitido, seguido de un pitido más largo.
Pero alerta. Si nos equivocamos en la combinación o por lo que sea el equipo se desvía y nos lleva a otro menú,  podríamos estar modificando otros parámetros importantes o inutilizando momentáneamente la radio hasta tener que reiniciarla (botones de cambio de bandas a la vez + power con el equipo apagado).
Veamos otra opción que tampoco es usable a primeras: la función Split.
En su estado predeterminado, Split sólo se puede invocar a través de un menú que… ¡Premio, es inaccesible! Si bien es posible asignar comandos Split a los dos botones programables del micrófono, haciendo esto perderíamos entonces las opciones preconfiguradas de memoria rápida. Para asignar dichas funciones, nos hallamos de nuevo ante la necesidad imperiosa de usar un menú inaccesible.
En definitiva. En su funcionamiento básico, el IC-7000 puede ser usado por un operador ciego, en parte gracias al  teclado en el micrófono. Pero encontramos dificultades serias a la hora de cambiar funciones esenciales como la  potencia o la función Split, por poner algún ejemplo.
Tampoco sería accesible, en VHF o UHF, cambiar el DUP a + o – para acceder a los repetidores ni mucho menos acceder a los menús que controlan los subtonos.
Otros controles comúnmente utilizados, como RIT, el acceso al compresor, la ganancia de micrófono o el  AGC,  también requieren el uso del menú y no tienen teclas dedicadas. En mi caso, para configurar el manipulador de palas, tuvieron que ayudarme para activar el breaking, decirle al equipo qué tipo de pala usar y configurar la velocidad del keyer, cosa que no puedo cambiar por mí mismo.
Además, si por alguna razón reinicio el equipo, todas estas configuraciones se van al traste.
Desafortunadamente, coincido en destacar que no hay suficientes controles dedicados que permitan a una persona ciega usar de manera autónoma el IC-7000.
Aunque lleguemos a localizar bien los botones, algunos, como los de función, no siempre tienen la misma función (valga la redundancia) asignada y, por lo tanto, tenemos el botón pero no sabemos qué hará cuando lo pulsemos, que acción activará o que opción desactivará. Además, el manual de usuario (que tuve que buscar en PDF por Internet y pasarle un OCR) no ayuda mucho puesto que muchas de las instrucciones están en gráfico y no puedo leerlas con claridad.
Mejor panorama se les presenta a las personas con baja visión, y es que el equipo permite añadir una pantalla de televisión o monitor a través de su salida de vídeo cosa que facilitará con creces la  visualización del interfaz.

Imagen de catálogo del frontal del ICom IC-7000La verdad es que, al ser el único equipo con capacidad HF que poseo por el momento, he tenido que acostumbrarme a todas estas adversidades. Las salvo, como explicaré en otro artículo, controlando muchos parámetros del equipo mediante software, conectándolo al ordenador con la interface CAT del equipo. Todo lo que he hecho en HF, ha sido con este equipo y es fundamentalmente con lo que trabajo, dejando la parte V y UHF para mi Kenwood TM-V7E, del que ya hablé.
En siguientes artículos trataré de explicar cómo le saco más jugo a este equipo usando algunos programas que me facilitan la vida. Incluso he pensado en adquirir un nuevo aparatito llamado Hampod que promete añadir características de accesibilidad y usabilidad al equipo mediante un sistema alternativo de teclas y menús hablados sin necesidad de un PC. Al parecer, este pequeño amigo sirve también para otros menesteres y es compatible con otros equipos, medidores e incluso con algún rotor de antena. Será cuestión de echarle un ojo, ¿no?

Frontal y micro de Kenwood TM-V7E

Evaluación de accesibilidad del Kenwood TM-V7E

(Traducción libre y ampliada con mis experiencias del artículo de Kelvin Marsh M0AID en Active-Elements.org).

 

Me regalaron (el día de Reyes de algún día a principios de los 2000) un flamante Kenwood TM-V7E, un transceptor VHF y UHF móvil de FM. Por lo que he leído e intercambiado, es uno de los equipos más usados en bandas altas por personas ciegas y se acepta como uno de los más accesibles.

Kenwood TM-V7E montada en cocheAhora mismo la llevo en el coche (de mi pareja, yo no conduzco por seguridad ciudadana), aunque ocupó muchos años el despacho donde me sentaba a escuchar y escuchar, como ya conté en otro artículo.

Con ella descubrí los subtonos, la banda de 70CM, los DCS, los equipos con doble receptor, etc.

La radio tiene un zócalo de antena tipo N, tomas TNC y soporta dos altavoces externos, uno para cada VFO.  Transmite en 2m y 70cm y tiene tres niveles de potencia: bajo de 5 vatios, medio de 10 vatios, y alto de 50 vatios en VHF y 35 en UHF.

No hay ningún teclado numérico en el panel frontal y el micrófono tampoco dispone de teclado numérico.

Al parecer, la TM-V71E sí lleva teclado numérico en el micrófono, cosa que seguramente ayudará a la introducción de frecuencias directas.

Aunque se le debe hacer una pequeña modificación (no la hice yo, no es accesible) al equipo, éste puede trabajar fuera de las bandas de aficionados en los modos FM y AM y usarse como repetidor de banda cruzada.

 Kenwood TM-V7E

Los controles del panel frontal (que además es extraíble) están muy bien definidos, y los botones son de plástico duro que facilitan su ubicación, localización y distinción.

El display se diferencia al tacto y a cada lado hay una fila vertical de tres botones: CALL (diferente a los demás) VFO y MR a la izquierda y POWER (diferente a los demás) PM y MENU a la derecha.

Hay un pequeño botón de sintonización en la parte inferior izquierda del panel de control, que hace clic mientras se sintoniza, cada vez que cambia un paso de frecuencia (configurable a cuantos KHZ).

Este mando también se utiliza para seleccionar canales de memoria y desplazarse por el menú. Además, el pequeño dial tiene una función de pulsador que sirve para cambiar los pasos a MHZ, entre otras cosas.

Cuatro botoncitos que sobresalen como pequeños puntitos cubren la parte central del equipo y debajo del display: la primera es la tecla de función (puede pulsarse seguida de otra tecla o mantenerse pulsada para otras opciones), la tecla de tono, la tecla de reverse y un último botón para configurar la potencia en alta, media o baja. Cuando seleccionemos la potencia alta, el equipo emitirá un beep más grave del que emite para las otras dos posiciones. Como los pitidos para media y baja son iguales, deberemos contar a partir del beep más grave (alta) y así saber en qué rango de potencia estamos.

En la parte inferior derecha hay dos controles de Volumen y Squelch, independientes para cada uno de los dos VFO, el A y el B.

Estos botones también se pueden presionar para llevar a cabo funciones adicionales como por ejemplo leer las frecuencias en voz alta (siempre que se disponga del módulo VS-3 instalado). En el medio de los dos controles hay un pequeño botón que nos indica el VFO activo de operación (no el de transmisión) con un pitido más agudo para el VFO A y otro más grave para el B.

A la izquierda del todo de la parte frontal del equipo se halla el agujero para el TNC (que nunca he usado) y a la derecha la clavija RJ45 para el micrófono. El que trae de fábrica solo incluye cuatro teclas: Call (diferenciada con un punto), MR, VFO y otra para cambio entre bandas.

De la parte trasera solo mencionaré las dos tomas mini-jack de 3,5MM separadas para VFO A y B, el cable para conectarlo a la fuente de alimentación (he tenido que marcar los terminales con un trozo de cinta aislante para saber cuál es el rojo y cuál el negro y no equivocarme con la polaridad) y la toma de antena ‘N’ a la derecha del todo.

Trasera Kenwood TM-V7E

Cuando me lo regalaron, el TM-V7E ya llevaba instalado el Chip VS-3: una pequeña tarjeta que provee al equipo de la función de lectura de las frecuencias y modos mediante una síntesis de voz.

En cambio, el TM-V71E se equiparía con la guía de voz opcional VGS-1, que amplía y mucho la accesibilidad del equipo, dando acceso mediante voz a la mayoría de pulsaciones de botón e incluso a parte de los menús.

El VS-3 del TM-V7E sólo lee las frecuencias (en inglés y japonés), el número de canales en memoria y la frecuencia asignada, las pulsaciones de los botones CALL, MR y PM… ¡pero no lee nada del menú!

Como decía, las Memorias sí se verbalizan, lo que da acceso a poder almacenar frecuencias y programaciones de repetidor con subtonos, etc. Insisto, el TM-V7E no permite navegar con el sistema de voz a través del menú, cosa que si permite el TM-V71E, ni nos leerá tampoco otros parámetros como por ejemplo la señal de recepción.

Al entrar en el menú, solo oiremos «MENIU» pero nada más, unos pitidos al cambiar por las opciones de menú y otros pitidos que no nos indican demasiado bien si una función está activada o no.

La tecla de tono, la segunda de las pequeñitas empezando por la izquierda, cambia entre diferentes opciones relacionadas con el subtono y el silenciador del subtono.

Estas funciones no se hablan y sabremos que estamos en alguna de ellas porque oiremos un pitido agudo, u otro pitido más grave cuando volvamos a la posición «todo apagado». Tecla Función seguida de Tecla TONE nos llevarían a un ciclo similar pero con las funciones de DCS.

Cuidado con esto porque en las posiciones CTCSS y DCS, la radio enmudece, ya que sólo se oirán las señales con la codificación adecuada, cosa que me ha dado más de un quebradero de cabeza.

Tampoco se pronuncian, cuando se quieren elegir, los tonos CTCS, por ejemplo (sí lo hace la TM-V71E). Para configurarlos, presionaríamos el botón TONE hasta oír el pitido grave -posición Off-, presionaríamos una o dos veces más TONE (según la opción deseada) y luego mantendríamos pulsada la tecla función, seguida de la tecla TONE, lo que nos devolverá un pitido con otro tono (la importancia de los tonos en los pitidos).

Aquí, usaríamos la perilla de sintonización para seleccionar el subtono deseado y presionaríamos el botón TONE para confirmar. Pero, ¿qué tono estamos seleccionando? ¡No lo sabemos!, porque el pequeño sintetizador VS-3 no nos lo lee.

La tercera tecla de este grupo, REV, sirve para cambiar las frecuencias de entrada y salida, acompañado por un pitido alto (entrada) y bajo (salida). Deberemos pulsar la tecla del control de volumen del VFO que estemos usando para saber en qué frecuencia nos encontramos en cada momento, pues el equipo no lo lee automáticamente.

Presionando la función seguido de REV cambiaríamos los ajustes de desplazamiento entre Off (pitido grave), menos y más (pitido medio). También aquí ayudan los pitidos.

En España, las salidas de repetidor de 2m están en el rango de frecuencia 145.600 a 145.800.

Al pasar por alguna de estas frecuencias (sólo en 2m), el equipo entra automáticamente en modo repetidor, ajustando el offset correcto para la transmisión.

Decíamos que los canales de memoria son totalmente accesibles. Se hablan los números de canal y se anuncia su estado. Se les puede asignar nombres, pero el equipo no los lee, ni es posible hacerlo de manera autónoma y accesible.

Por cierto, la radio tiene 4 estados programables de la memoria.  Esto permite a un solo usuario configurar el transceptor para varios tipos de funcionamiento o para su uso en diferentes ubicaciones. También significa que varios usuarios diferentes pueden adaptar las funciones a su preferencia particular y almacenar la configuración individual. Este sistema es usable pero cuidado con no cambiar de modo sin querer.

Frontal de Kenwood TM-V7E

En resumen: el Kenwood TM-V7E es bastante usable (más que accesible, diría yo) y con pequeños trucos puedes llegar a manejarlo bastante. Para las operaciones de menú (ver manual) es precisa ayuda externa, pero son opciones que no deberemos, en un principio, cambiar a menudo. He probado con contar los pasos por el menú (del 1 al 17) pero el menú no siempre me devuelve a la posición 1 y si no recuerdo la posición en la que me he quedado la última vez he llegado a cambiar parámetros y tener que reiniciar el equipo para arreglarlo.

Al parecer, la accesibilidad mejora con creces si hablamos del TM-V71E, con muchas más funciones (comparando otra vez el chip VS-3 con el VGS-1).

Aun así, el TM-V7E tiene muchas áreas donde el operador ciego deberá inferir la información, en lugar de saberla con exactitud. Sinceramente es un equipito que me encanta y tras tantos años no me resulta difícil usarlo, pero es cierto también que lo hago con muchos trucos, valiéndome de sus pitidos, tonos y reiniciando a los valores de fábrica a la mínima de cambio cuando hago algo raro y no tengo unos ojitos prestados que me ayuden a arreglarlo.

¿Es el #EchoLink accesible para las personas ciegas?

Hace algunos años empecé a escuchar, casi por casualidad, unas transmisiones en frecuencias que para mí (y para aquél entonces) no eran habituales: ¿cómo podía ser que estuviese escuchando a una persona de Asturias con mi pequeño walkie, al parecer, en directo? ¿Por qué tantos segundos entre cambios, precedidos de un pitido? Era mi primer contacto con Echolink.

Echolink es un sistema para Radioaficionados con licencia que funciona bajo protocolos de voz Ip.

Permite a las estaciones de radioaficionados comunicarse entre sí mediante links o repetidores conectados a internet. Aunque tiene sus defensores y detractores, resulta muy útil para cuando no se dispone de una gran instalación o incluso para entretenerse con un simple walkie.

Así, por ejemplo, si yo vivo en Tarragona y el amigo EA3KY ha montado un link en la frecuencia de 145.2875, yo desde mi casa con mi walkie podría acceder a dicha frecuencia y hablar con otros radioaficionados que escuchen algún otro link o repetidor en cualquier lugar del mundo y que esté conectado a la misma conferencia, o bien radioaficionados que estén conectados al programa y a la conferencia a través de internet o incluso con el teléfono móvil. Un par de ejemplos más: yo podría, desde el sofá de mi casa, acceder a un link cercano (o propio) conectado al servidor Echolink y a alguna conferencia y hablar con una persona de, pongamos, Argentina cómodamente, puesto que mi voz iría del walkie al link, del link a Internet, que a su vez la transmitiría al link de destino y al walkie del otro compañero. También podría, con mi ordenador o teléfono móvil, charlar con un radioaficionado que se encuentre bajo la cobertura de algún link o repetidor. Todo se centraliza en los servidores de Echolink.

Al parecer hay más de 200.000 usuarios validados a nivel mundial y más de 6000 nodos activos.

Dentro del sistema Echolink existen las conferencias, encargadas de agrupar e interconectar a usuarios; los links, estaciones que se componen de un transmisor receptor de radio en modo simplex conectado a un Pc con un interface para la transmisión de la señal por Voz Ip; los repetidores, estaciones de radio con interface con el mismo uso que los links pero en una frecuencia en modo repetidor (+/-) y, claro, los usuarios que son las estaciones que se conectan a través de internet directamente a una conferencia, a un repetidor o a un link.

Si entramos en el sistema Echolink mediante un equipo de radio, debemos buscar la frecuencia del link o repetidor más cercano, poner el subtono específico, escuchar y transmitir respetando las normas de cada conferencia. Aquí la accesibilidad o usabilidad dependerá de la capacidad que tenga la radio para leernos las frecuencias o los subtonos (o encontrarlos automáticamente como hago yo a día de hoy con mi TM-V7e o mi TH-F7e), así como la capacidad de acceder al desplazamiento +/- si se trata de un repetidor.

Problemas tengo con mi IC7000 para acceder a los subtonos y, por consiguiente, al link en cuestión.

Si queremos usar Echolink desde el ordenador o crear nuestro propio link, deberemos validarnos antes. Todo el proceso es completamente accesible con el lector de pantalla (probado con IE11, Firefox y JAWS 18.0).

En España existen varias opciones, como las conferencias *Espana* o *Espana2* o la *RedLK2*.

*En Catalunya existe la conferencia *radiocat conferencia catalana* que ofrece nets únicamente en catalán.

Hay en internet muchos listados de links y repetidores activos, pero lo mejor es comprobarlo en el propio sistema de Links Activos para que estén lo más actualizados posible.

 

¿Y qué tal andamos de accesibilidad?

Echolink es bastante accesible con un lector de pantalla (Jaws o NVDA) en un ordenador, así como mediante la aplicación disponible para IOS (iPhone e iPad de Apple). No he podido probar otras versiones para dispositivos como Linux o Android.

En Windows, una vez instalado Echolink, nos aparecerá en la ventana principal un árbol de directorios a la izquierda que nos permitirá elegir entre tipos de nodo (links, estaciones, conferencias o repetidores), ubicación o favoritos.

En el cuadro central se nos mostrarán los ítems según lo elegido.

El sufijo de cada indicativo que veamos indica si la estación es un ordenador (sin sufijo), un repetidor (-R) o un link o transceptor simplex (-L).

Por cierto, los tamaños del texto y los iconos de la pantalla parece que son demasiado pequeños para leerlos con claridad para una persona con problemas de visión.

Se puede ampliar el texto un poco aumentando la resolución de la pantalla o usando la herramienta de ampliación que viene con Windows, así como programas como ZoomText o Magic. También nos puede ir bien un monitor más grande.

Para no perdernos entre tanta amalgama de árboles y nodos, se puede usar la opción de favoritos, aunque con las teclas TAB y las flechas arriba y abajo nos moveremos bien por los ítems.

Cuando estemos encima de un indicativo, link, repetidor o conferencia, pulsaríamos intro para conectar a él.

Para desconectarnos usaríamos [alt] + [D].

Una forma más rápida si tenemos muy claro donde nos queremos conectar sería abrir el cuadro de diálogo Conectar con [Ctrl] + [O], escribir el indicativo y pulsar Intro.

Una cosa que nos puede ayudar es configurar EchoLink en el modo Vista del explorador para que la carpeta favoritos y los árboles se muestren de forma más accesible.

Cuando el programa arranca, el foco del cursor está en el panel de lista de estaciones en el lado izquierdo de la ventana. (En cualquier momento, el comando Alt-1 devuelve el foco a la lista de estaciones).

Si el contenido del panel es una lista de indicativos, EchoLink está configurado para mostrarlas en vista de índice. El comando Control-AvPag cambia la vista a la Vista de Explorador.

Así, el panel Lista de estaciones mostrará un árbol de directorios de carpetas para organizar los indicativos tal como he explicado antes: por Ubicaciones, por Tipos de nodos, Alarmas, Nuevo y Favoritos.

Ahora podemos seleccionar la carpeta Favoritos con la flecha hacia abajo.

Si salimos del programa con la carpeta Favoritos abierta, el foco se mantendrá en el elemento Favoritos en el directorio de la Lista de estaciones cuando volvamos a iniciar EchoLink.

Para agregar automáticamente indicativos a Favoritos: Menú Herramientas> Preferencias> pestaña Lista> Seleccionar «Agregar nuevos QSO a Favoritos».

También podemos usar el menú contextual de la carpeta Favoritos, haciendo clic con el botón derecho en la lista Favoritos para abrir el menú contextual, yendo hacia abajo hasta el elemento Nuevo indicativo, pulsando Intro, escribiendo el indicativo, incluido el sufijo EchoLink, y pulsando Intro.

Bien, estamos conectados desde el ordenador y escuchando pero queremos hablar. La tecla predefinida para activar el PTT es la barra espaciadora.

Existen otras opciones para la tecla de PTT, que se pueden configurar en el menú Herramientas> Preferencias> ficha Conexiones> Botón de control PTT.

También se pueden activar (y son muy útiles) alertas de tonos audibles al inicio y al final de cada transmisión (menú Herramientas> Preferencias> ficha Señales). Esto nos ayudará a saber cuándo iniciamos la transmisión y cuando hemos terminado.

Los sonidos para cuando nos conectamos y/o desconectamos de una estación están activados de forma predeterminada, incluso hay uno cuando se produce un error en la conexión.

Aquí algunos atajos de teclado útiles (no todos):

Alt + 1: Activa el área Lista de emisoras

Alt + 2: Activa el área Mensaje de texto

Alt + 3: Activa el área de estado QSO

Alt + 4: Activa el área de chat de texto

F6: Activa la siguiente área (en la secuencia anterior)

Shift+F6: Activa el área anterior (en la secuencia anterior)

Alt + AvPag: Cambia entre la vista de índice y la vista de explorador en la lista de estaciones

Tabulador: Cambia entre los lados izquierdo y derecho de la vista del explorador o entre secciones del área de chat de texto

Espacio: Comienza (o finaliza) la transmisión

Alt + A: Alarmas

Alt + B: Ponerse como ocupado

Alt + C: Conectar (a la estación seleccionada)

Alt + D: Desconectar

Ctrl + O: Conectar a…

Alt + P: Preferencias

Alt + R: Reconectar

F1: Contenidos de ayuda

Alt + F4: Salir

Alt + F2: Iniciar o parar la grabación

F5: Actualizar (lista de emisoras)

Alt + F9: Teclado de tonos DTMF

Alt + Y: Configuración de Sysop

EchoShack: haciendo más sencillo el uso de Echolink

Vaya por delante que no la he probado. No soy dado a instalar aplicaciones específicas si el programa normal es accesible o al menos usable. EchoShack promete ayudar a los radioaficionados ciegos y con problemas de visión a usar EchoLink de manera más sencilla.

Tony Wakefield, VK3ZTR, escribió esta interfaz de usuario para EchoLink al darse cuenta que algunos radioaficionados de edad avanzada y no tan duchos en el manejo de la informática podían tener dificultades usando el programa «normal».

EchoShack controla automáticamente EchoLink, por lo que ambos paquetes de software deben estar instalados en el ordenador.

La interfaz tiene cuatro botones que controlan las funciones más corrientes del programa (en la parte superior izquierda) y 40 botones programables.

Cualquier botón con la etiqueta «EchoTest» nos conectará al Test Server, el cual grabará y reproducirá nuestra voz automáticamente. Dos grandes ventanas mostrarán mensajes de texto e información sobre la estación a la que estemos conectados.

El tamaño del texto se puede ajustar fácilmente directamente desde el panel utilizando los botones de flecha en la esquina inferior izquierda de la ventana.

Las teclas de función F6 a F8 activarán un sistema de voz que nos dará información sobre la estación, mensajes de texto, el nombre del botón activo y las distintas pulsaciones de teclas.

La última versión (que fecha del 2012), asegura trabajar con Microsoft Windows XP, Vista, Windows 7 y Windows 8.

Se ha añadido una barra de estado que muestra quien está hablando y la posibilidad de navegar con la tecla TAB a través de los 4 botones que podemos activar con las teclas de función.

Podéis encontrar más información sobre este proyecto aquí.

 

Echolink: ¿accesible incluso en el móvil?

Sí señores. Suelo conectarme a Echolink desde mis dispositivos IOS (iPhone e iPad) sin demasiados problemas con la aplicación de Echolink para dicho sistema operativo.

Los botones del programa están etiquetados para poder ser usados con VoiceOver (el lector de pantalla de IOS).

Podemos movernos por las 5 pestañas de la parte baja de la pantalla: QSO, Text, Stations, Favorites y Settings.

Para empezar, y a modo de tutorial mega rápido (prometo hacer vídeo) iríamos a la pestaña stations, donde podríamos elegir entre locations, repeaters, links, conferences o users, como en el caso de la aplicación para el ordenador. Con un doble toque en el botón correspondiente accederíamos a cada categoría y a sus correspondientes subcategorías.

Aquí es especialmente útil también el uso de la pestaña Favorites, donde podemos guardar nuestras conferencias, links, repetidores o usuarios favoritos para acceder más rápidamente.

Una vez elegida una estación o conferencia, se nos muestra una pantalla con el número de nodo y un botón para conectarnos a ella.

Con un doble toque en «connect», si todo va bien, estaremos conectados. Nuestro teléfono leerá ahora el título de la estación y en el caso de ser una conferencia los links y repetidores conectados. Si vamos a la pestaña Text podremos ver lo que se escribe en la pizarrita de cada sala y escribir nosotros en el cuadro de edición. Ojo aquí porque la lectura de la pizarra no es muy accesible y a veces se le va la olla si hay muchos comentarios escritos porque no son navegables.

Aconsejo activar las casillas de «End RX Sound» y «Text Sound» en Settings (sonido de final de recepción y sonido al recibir un mensaje de texto), que nos serán de utilidad.

La aplicación sigue ejecutándose en segundo plano y podemos continuar escuchando el QSO aun habiendo salido con el botón Home o con el teléfono bloqueado.

 

En definitiva y a grandes rasgos, esto es lo que os puedo contar a día de hoy en lo que accesibilidad y usabilidad del Echolink se refiere. Al menos, estas son mis experiencias. Si has llegado hasta aquí, felicidades y ¡disculpa por el tostón!

 

*Existe un cliente para usuarios de MAC llamado Echomac que parece ser completamente accesible y navegable con el lector de pantalla VoiceOver.